sábado, 6 de agosto de 2011

El tirón del turismo extranjero dispara un 8% la ocupación hotelera en julio

Fuente: cincodias.com  --  Carlos Molina 



El turismo ha seguido creciendo con fuerza en julio, en especial en los enclaves de sol y playa. La ocupación en esos destinos ha aumentado un 8%, gracias al tirón del visitante extranjero. Todos los mercados emisores han crecido, en especial Rusia, que ha duplicado el número de entradas respecto al mismo mes de 2010




El inicio de la temporada alta ha confirmado el buen momento que vive el sector turístico en España. En los seis primeros meses del año llegaron a España 24,7 millones de visitantes, lo que supuso un incremento del 7,5% en tasa interanual. Esa tendencia se habría mantenido en julio, según los primeros datos de ocupación hotelera que maneja la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), e incluso podría ser mejor en agosto. Si se confirman ambos vaticinios, la previsión del Ejecutivo, que estima que la llegada de turistas crecerá un 6% a finales de año, podría quedarse corta y se podría superar ya este año la barrera de los 55 millones de personas.

El dato más relevante, relativo a los destinos de sol y playa, que concentran al 84% de los visitantes, es que la ocupación en los establecimientos hoteleros habría crecido un 8% de media respecto al mismo mes del año anterior, confirmando las dos tendencias observadas en el primer semestre del año: por un lado, el trasvase de viajeros europeos que cancelaron sus reservas al norte de África, y por otro, la recuperación de los tres grandes mercados emisores a España (Reino Unido, Francia y Alemania).
Así se puede constatar en los primeros datos de ocupación en algunos de los grandes destinos de sol y playa.
Los hoteles de Benidorm, uno de los destinos nacionales que más pernoctaciones registra en lo que va de año, cerraron julio con un nivel de ocupación cercano al 90%, lo que representa un incremento del 7% y el mejor dato desde 2007. En este aumento ha tenido un peso fundamental la recuperación del turismo británico, que ha crecido un 19% y ha representado el 33% de todos los visitantes extranjeros alojados. Joan Molas, presidente de Cehat, estima que la ocupación de los británicos habría crecido en torno a un 3% en julio, lo que confirma la recuperación del primer mercado emisor. "España recibe doce millones de turistas británicos al año y un incremento, por leve que sea, supone un empuje muy importante para toda la industria ligada al turismo", recalca.
Pero no solo Reino Unido ha mejorado las cifras respecto a las registradas en julio de 2010. Los otros grandes mercados (Alemania y Francia) se han anotado un incremento en la ocupación del 10% y del 8% en tasa interanual, confirmando el impacto que la recuperación de ambos países está teniendo sobre el turismo hacia España. Sin embargo, Molas resalta el brutal avance que ha experimentado el mercado ruso, ya que en julio ha duplicado el número de ocupaciones registrado hace doce meses. Una gran mayoría de ese flujo turístico se ha dirigido a Cataluña y en especial, a la Costa Dorada, que ha registrado, según las primeras estimaciones de los hoteleros, ocupaciones del 90% en la primera quincena de julio.
Este buen comportamiento del mercado ruso corrobora las previsiones realizadas por el secretario general de Turismo, Joan Mesquida, que auguró que los planes de promoción y captación de visitantes a ese país propiciarían que el número de turistas se multiplique este año por cuatro, al pasar de 200.000 a 900.000 visitantes.
Por comunidades autónomas, Canarias ha sido la gran beneficiada, con un crecimiento muy importante de pernoctaciones de franceses e italianos. Molas señala que este incremento se ha producido fundamentalmente por la apertura de 25 rutas de la aerolínea Ryanair desde puntos secundarios de Francia y Holanda hacia Tenerife y Lanzarote. En este último destino, la ocupación en julio podría haber llegado al 80% y la previsión para agosto llega al 83%, gracias a los mercados tradicionales, como Francia o Alemania, y al tirón de otros mercados emergentes como Italia o Polonia.
El segundo destino que más provecho ha sacado del tirón del turismo extranjero ha sido Baleares, con niveles de ocupación por encima del 90% en algunos de los principales destinos, como Ibiza o Menorca. En el primero ha llegado al 90,1% entre el 1 y el 15 de julio y se prevé colgar el cartel de "no hay plazas" en la primera quincena de agosto.
Pero, además del sol y playa, el segmento del turismo de negocios, que se había mantenido plano o con leves caídas en lo que va de año, ha experimentado un inesperado repunte en julio, con incrementos en ciudades como Barcelona. El Gremio de Hosteleros de este municipio calcula que la ocupación en julio ha superado el 85% del total y que podría llegar a un nivel similar en agosto. De este tirón se puede haber visto favorecida Madrid, que es la única de las seis grandes comunidades autónomas turísticas que no se ha beneficiado del repunte del turismo extranjero. Entre enero y junio, la llegada de visitantes ha caído cerca de un 3%, como consecuencia de la debilidad de las visitas de negocios, una de las principales fuentes de ingresos del turismo madrileño.
Retroceso del turismo nacional
Frente al tirón de la entrada de extranjeros, el turismo nacional ha tenido un peor comportamiento, con una caída de la ocupación del 5% respecto al año anterior. Molas justifica este recorte por la crisis económica y por las malas condiciones climatológicas que se han dado especialmente en el norte de España. "Los primeros datos de julio ya avanzaban que había lugares donde no se habían cubierto ni la mitad de las habitaciones. El mal tiempo ha provocado que el turista nacional, que es el último a la hora de tomar una decisión, haya optado finalmente por no viajar".
Todos los destinos del Norte se han visto afectados, aunque la caída ha sido especialmente apreciable en Santiago de Compostela, con recortes cercanos al 10%. "Hay que tener en cuenta que 2010 fue Año Xacobeo y que la entrada de viajeros tocó máximos históricos", recalca.
Molas, sin embargo, destaca el hecho de que el turista nacional haya optado por sustituir los viajes al extranjero por salidas a destinos nacionales. "Se ha producido un descenso muy importante entre los viajes contratados a los touroperadores extranjeros, en especial los que estaban dirigidos a zonas de sol y playa", recalca. De este modo, el turista nacional, ante el agravamiento de la crisis económica y del desempleo, habría optado por no salir al extranjero y visitar playas españolas. Una tendencia que se podrá comprobar en los datos de la balanza de pagos que presentará el Banco de España el próximo 31 de agosto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario